Guía de la Salud de la Provincia de Salta
WWW.SALTAGUIA.COM
Medicina Preventiva

 

volver a inicio INICIO    Salud Pública / Guía de Profesionales  / Farmacias / Oculistas / Odontólogos 

 
 

Centros Médicos

Clínicas

Hospitales

Sanatorios

 

*
 
 
*

¿Qué es la hiperactividad en niños?

La hiperactividad es un trastorno de la conducta de los niños, descrito por primera vez en 1902, por Still. Se trata de niños que desarrollan una intensa actividad motora, que se mueven continuamente, sin que toda esta actividad tenga un propósito. Van de un lado para otro, pudiendo comenzar alguna tarea, pero que abandonan rápidamente para comenzar otra, que a su vez, vuelven a dejar inacabada.

Esta hiperactividad aumenta cuando están en presencia de otras personas, especialmente con las que no mantienen relaciones frecuentes. Por el contrario, disminuye la actividad cuando están solos.

Perfil de un niño hiperactivo

Niño cabeza abajo

Según Still, estos niños son especialmente problemáticos, poseen un espíritu destructivo, son insensibles a los castigos, inquietos y nerviosos. También son niños difíciles de educar, ya que pocas veces pueden mantener durante mucho tiempo la atención puesta en algo, con lo que suelen tener problemas de rendimiento escolar a pesar de tener un cociente intelectual normal.

Son muy impulsivos y desobedientes, no suelen hacer lo que sus padres o maestros les indican, o incluso hacen lo contrario de lo que se les dice. Son muy tercos y obstinados, a la vez que tienen un umbral muy bajo de tolerancia a las frustraciones, con lo que insisten mucho hasta lograr lo que desean. Esto unido a sus estados de ánimos bruscos e intensos y a su temperamento impulsivo y fácilmente excitable, hace que creen frecuentes tensiones en casa o en el colegio. En general, son niños incapaces de estarse quietos en los momentos que es necesario que lo estén. Un niño, que se mueva mucho a la hora del recreo y en momentos de juego, es normal. A estos niños, lo que les ocurre es que no se están quietos en clase o en otras tareas concretas.

Causas de la hiperactividad infantil

La hiperactividad infantil es bastante frecuente. Se calcula que afecta aproximadamente a un 3 por ciento de los niños menores de siete años y es más común en niños que en niñas (se da en 4 niños por cada niña). En el año 1914, el doctor Tredgold argumentó que las causas se deben a una disfunción cerebral mínima, una encefalitis letárgica en la cual queda afectada el área del comportamiento, de ahí la consecuente hipercinesia compensatoria; explosividad en la actividad voluntaria, impulsividad orgánica e incapacidad de estarse quietos. Posteriormente, en 1937, C. Bradley descubre los efectos terapéuticos de las anfetaminas en los niños hiperactivos. Basándose en la teoría anterior, les administraba medicaciones estimulantes del cerebro (como la benzedrina), observándose una notable mejoría de los síntomas.


Los indicadores de hiperactividad según la edad del niño

- De 0 a 2 años. Descargas clónicas durante el sueño, problemas en el ritmo del sueño y durante la comida, períodos cortos de sueño y despertar sobresaltado, resistencia a los cuidados habituales, reactividad elevada a los estímulos auditivos e irritabilidad.

- De 2 a 3 años. Inmadurez en el lenguaje expresivo, actividad motora excesiva, escasa conciencia de peligro y propensión a sufrir numerosos accidentes.

- De 4 a 5 años. Problemas de adaptación social, desobediencia y dificultades en el seguimiento de normas.

- A partir de 6 años. Impulsividad, déficit de atención, fracaso escolar, comportamientos antisociales y problemas de adaptación social.

El tratamiento depende de cada caso individual. El tratamiento farmacológico más utilizado son los estimulantes, que sirven para ayudar a que el niño pueda concentrarse mejor, y los sedantes en el caso de que el niño muestre rasgos psicóticos. El tratamiento psicoterapéutico está destinado a mejorar el ambiente familiar y escolar, favoreciendo una mejor integración del niño a la vez, que se le aplican técnicas de modificación de conducta.

El tratamiento cognitivo se basa en el planteamiento de la realización de tareas, donde el niño aprende a planificar sus actos y mejora su lenguaje interno. A partir de los 7 años, el lenguaje interno asume un papel de autorregulación, que estos niños no tienen tan desarrollado. Para la realización de cualquier tarea se le enseña a valorar primero todas las posibilidades de la misma, a concentrarse y a comprobar los resultados parciales y globales una vez finalizada.


Síntomas en un niño hiperactivo

Los síntomas pueden ser clasificados según el déficit de atención, hiperactividad e impulsividad:

1. Dificultad para resistir a la distracción.

2. Dificultad para mantener la atención en una tarea larga y dificultad para atender selectivamente.

3. Dificultad para explorar estímulos complejos de una manera ordenada.

4. Actividad motora excesiva o inapropiada.

5. Dificultad para acabar tareas ya empezadas.

6. Dificultad para mantenerse sentados y/o quietos en una silla.

7. Presencia de conductas disruptivas (con carácter destructivo).


La hiperactividad es un trastorno de la conducta en el que los niños desarrollan una gran actividad motora, están en continuo movimiento, sin que exista un motivo particular para ello. Sin embargo, lo que causa mayores inconvenientes es el déficit de atención que acarrea, pues resulta más difícil de tratar que el exceso de movilidad.

La falta de atención es uno de los principales rasgos de los niños hiperactivos. Éstos se distraen fácilmente y están muy vulnerables a encontrar estímulos en todas partes, lo que les impide focalizarse. Por otra parte, les cuesta seguir las indicaciones que los adultos les proporcionan, dando la impresión de que no están escuchando mientras se les habla.

La hiperactividad puede causar importantes problemas a nivel educativo. En el colegio puede suceder que los niños hiperactivos tengan muchas tareas sin terminar, porque buscan evitar las situaciones que les demandan mucho esfuerzo mental.

A su vez, la hiperactividad los vuelve más impulsivos. Actúan y se expresan sin pensar, no pudiendo medir las consecuencias de sus actos. Esa impulsividad los mantiene muy activos: les cuesta quedarse quietos o sentados, buscando constantemente correr, saltar y moverse.

La relación de la hiperactividad en niños con los problemas de aprendizaje es estrecha. Esto se debe a las dificultades perceptivas que poseen, las cuales dificultan el normal procesamiento de la información. Generalmente, estos niños son desordenados, tienen faltas de ortografía y mala letra, y suelen leer salteándose palabras y líneas enteras.


La hiperactividad en niños es un trastorno con factores de origen genético-hereditarios, vinculados a los niveles bioquímicos del sistema nervioso del niño. Es decir, que los pequeños que padecen este trastorno suelen presentar niveles atípicos de los neurotransmisores que regulan el funcionamiento cerebral, inhibiendo y estimulando distintas acciones.

La detección de la hiperactividad se realiza por medio de una entrevista clínica, que incluye la observación del niño por parte del especialista, ya que no hay exámenes o técnicas específicas que permitan detectar de forma concreta y terminante la hiperactividad.

Asimismo, para un acertado diagnóstico de este trastorno, la entrevista con el profesional debe ser detallada y en profundidad, contando con la participación de los padres del paciente para indagar acerca del entorno familiar, el funcionamiento social del niño y posibles antecedentes de hiperactividad.

Cuanto más específico sea el cuestionario que se realice, mayor será la posibilidad de descartar otros trastornos distintos a la hiperactividad en niños, pero que pueden compartir algunos síntomas o comportamientos, como ansiedad, depresión o simple mala conducta.

Aunque no existe una cura para este trastorno, la hiperactividad en niños puede ser tratada de distintas formas para que menores se adapten mejor a su entorno. Principalmente se conocen tres tratamientos de la hiperactividad: el farmacológico, el de modificación de conducta, y la combinación de ambos. Para implementar cualquiera de ellos es necesario contar con asesoramiento médico.

Por último, y como con cualquier dolencia o trastorno, resulta fundamental el apoyo y la compañía de los seres queridos para poder sobrellevarla mejor. La contención puede mitigar notablemente los efectos adversos de este trastorno en los niños.
                     
Más sobre la hiperactividad infantil:

Síntomas de la hiperactividad
 http://www.parabebes.com/revista/sintomas-de-la-hiperactividad-en-ninos


Tratamiento de la hiperactividad

http://www.parabebes.com/revista/tratamiento-de-la-hiperactividad-en-ninos


Publicado hace 4 años en Salud infantil.

CONSULTE A SU MEDICO

Información extraída desde sitios Públicos de la Salud de Internet
En la Provincia de Salta, Ud. puede informarse de estos temas directamente con sus profesionales en el rubro Neurologia Infantil.

 

saltaguia@yahoo.com Visite Guía de salta    volver a inicio INICIO 

Escríbanos                            Home                                           Guía de profesionales